Neurofilosofía

neurofilosofia

Neurofilosofía

Tambien puede usar
las teclas del teclado
y
para navegar

EUROPA post-1984

10/2023

Nuestra unión no está basada en ninguna forma de neodemocracia o de vigilancia omnipresente como se describe en la literatura distópica de «1984», sino que se fundamenta en el respecto y la salvaguarda de los derechos individuales y colectivos.

La Comunidad Europea se fundó en 1951 sobre la concepción de los valores de los derechos humanos, la democracia y el estado de derecho. Con el paso del tiempo, ha evolucionado a un modelo social que se sustenta en la diversidad de culturas, tradiciones y lenguas de Europa. En tan sólo unas décadas, la Comunidad Europea, ahora Unión Europea, ha conseguido muchos logros, entre los que destacan la libre circulación de personas y bienes, la movilidad de estudiantes universitarios, la adopción de una moneda única, el establecimiento de una ciudadanía europea oficial, así como una extensa cooperación en los ámbitos de la ciencia, la medicina y la tecnología. Este proyecto europeo en constante evolución es verdaderamente único y admirable. Una epopeya, en definitiva, a partir de la cual resulta difícil describir lo que es Europa.

Una epopeya, decía, que sólo aquellos que no recuerdan o no conocen el pasado pueden llegar a experimentar una opinión negativa de la Unión. Porque para los que vivieron la Segunda Guerra Mundial, la construcción europea representó el sueño de la paz, la solidaridad y la reconciliación entre los Estados, y para los que sufrimos las dictaduras totalitaristas en la segunda mitad del siglo XX, Europa representaba el ideal de la democracia, el progreso económico y la modernidad social.


Los totalitarismos y la neodemocracia

Los totalitarismos propugnan sin duda el mecanismo de control denominado panóptico, tanto los regímenes dictatoriales puros como algunos de los neodemocráticos, esto es, aquellos que han sido alcanzados mediante elecciones generales, pero en los que no se respetan los valores de los Derechos Humanos ni de la democracia. El término panóptico fue ideado por el filósofo inglés Jeremy Bentham a finales del XVIII. Sus ideas al respecto están diseminadas en multitud de textos, tanto de su autoría como de otros escritores. El panóptico es un sistema de vigilancia relacionado con un procedimiento de observación total de los actos de las personas desde un espacio elevado, preeminente (ver sin ser visto), aplicable en esa época al comportamiento de los presos en los centros penitenciarios.

Posteriormente, esta noción de control visual ha sido objeto de reflexión y exposición en el siglo XX por filósofos y escritores como Michel Foucault (la biopolítica), George Orwell (las telepantallas y la policía del pensamiento), el filósofo surcoreano Byung-Chul Han (la psicopolítica), el historiador Yuval Noah Harari (el dataismo), y otros filósofos e investigadores que observan el panóptico digital basado en la inteligencia artificial.

A partir de Orwell, nos recrearemos un momento en la distopía y el concepto de Gran Hermano de su libro 1984, probablemente la mejor novela de análisis social, político y psicológico jamás escrita, donde podemos intuir hechos que están ocurriendo ahora mismo provocados por la política mediocre, el conflicto bélico constante y la dialéctica malévola.

Copio un párrafo del libro 1984 para reflexionar:

«No te figures que te salvarás aunque te rindas a nosotros por completo. Nunca se salva a nadie que se haya desviado alguna vez. Y aunque decidimos dejarte vivir el resto de tu vida natural, nunca te vas a escapar de nosotros. Lo que está ocurriendo aquí es para siempre. Es necesario que se te grabe una vez por todas. Te aplastaremos hasta tal punto que no podrás recuperar tu antigua forma. Te sucederán cosas de las que no podrás recobrarte aunque vivas mil años. Todo habrá muerto en tu interior. Estarás hueco. Te vaciaremos y te llenaremos de… nosotros.» George Orwell.


Europa unida en la diversidad

Los europeos no sólo buscamos la unión para convertirnos en una entidad política, sino que aspiramos a forjar un verdadero sentido de pertenencia a Europa, con el compromiso firme de respetar los derechos fundamentales de todos los individuos, tal y como están consagrados en la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea. Nuestros valores están anclados en la defensa de los Derechos Humanos, de la dignidad humana, la preservación de la libertad, la promoción de la igualdad, la solidaridad entre los pueblos, la garantía de la justicia, la promoción de la paz, la celebración de la diversidad y la protección del medio ambiente mediante un desarrollo sostenible.

Nuestra unión no está basada en ninguna forma de neodemocracia o de vigilancia ni control omnipresente como se describe en la literatura distópica de 1984, sino que se fundamenta en el respeto y salvaguarda de los derechos individuales y colectivos. Además, nuestra unión implica la firma de convenios internacionales como el Convenio de Ginebra, que salvaguarda la protección de los civiles en conflictos bélicos, y que garantiza que tanto hombres como mujeres, y niños o niñas de todos los bandos, sean protegidos de cualquier forma de castigo colectivo, que es considerado un grave crimen de guerra, porque afecta por igual a culpables e inocentes, todo lo contrario a nuestros principios basados ​​en la humanidad y la justicia. Por tanto, la Unión Europea debe condenar todas las guerras y todos los crímenes de guerra, aplicando siempre el mismo criterio.


Dale una oportunidad a la paz

La canción Give Peace en Chance de John Lennon, lanzada en 1969 durante la época de cambio social y movimientos por la paz, captura el espíritu de buscar esa paz en medio de los conflictos, reflejando nuestros valores. Es esencial que, a medida que forjamos una identidad europea, nos mantengamos coherentes y fieles a los principios de paz y justicia que han ido siendo la piedra angular de nuestra unión y, por tanto, deberemos condenar activamente todas las guerras y formas de violencia.

¡Trabajamos por la paz y démosle una oportunidad!

Publicat en el Diari la Veu del País Valencià: Europa post-1984

Arturo Gradolí, informático, filósofo e historiador. Doctor en estudios históricos y sociales en ciencia y tecnología.

29-10-2023

Print Friendly, PDF & Email